Dolor muscular

Si eres una persona que ya practica ejercicio físico regularmente entre 2 y 5 veces a la semana y a veces sufre dolores musculares, permíteme darte algunos consejos para mejorarlos rapidamente, aumentando tu rendimiento físico.

Si acabas de embarcarte en la aventura de hacer deporte, disminuye el ritmo o/e intensidad del ejercicio y se paciente. Los primeros días solemos sobrecargarnos en exceso realizando más esfuerzo del que realmente nuestro organismo puede abarcar. Si este ha sido tu caso y sufres unas agujetas de campeonato, tómate un antiinflamatorio, descansa 2 días paseando suavemente y vuelve a retomar con menor intensidad. Consulta a tu monitor para que te de unas pautas adecuadas a tu edad y rendimiento. Y recuerda: ¡Al principio, menos es más!

En primer lugar descarta la posibilidad de padecer alguna de las siguientes enfermedades: Hipotiroidismo, gripe, fibromialgia o lupus.

Como probablmente no padezcas ninguna de estas enfermedades pasemos a las pautas de curación:

  • Aumenta tu consumo de alimentos ricos en calcio y potasio: Leche y productos lácteos, y plátano por excelencia. Si no te gustan estos alimentos, prueba con las bebidas energéticas ricas en estos minerales, o a tomarlos en suplementos.
  • Acostúmbrate a beber agua, antes, durante y después del ejercicio. La hidratación es sinónimo de eficiencia deportiva.
  • Nunca empieces a practicar un ejercico sin realizar un calentamiento previo. Aunque llegues tarde a la clase, quedate al menos 5 minutos fuera estirándote. Igualmente al terminar realiza un enfriamiento, estirándote nuevamente.
  • Si aún así te ha vuelto a dar un dolor muscular aplícate toallas o compresas frías en el primer momento, y cambialas a calientes cuando estés en casa. Date friegas de arnica. Y si lo consideras necesario tómate un antiinflamatorio.