Dejar de fumar

Ahora que definitivamente han acabado todas las fiestas navideñas, es hora de empezar a cumplir los propósitos de año nuevo.

Dejar de fumar ha de ser tu propóstio principal. Recuerda la gran cantidad de consecuencias negativas que entraña para tu salud y para la de tus allegados, convertidos en fumadores pasivos:

  • Produce mal aliento.
  • Amarillea los dedos y las uñas.
  • Afecta al sentido del gusto.
  • Propicia y empeora la aparición de la celulitis.
  • Destruye los pulmones, pudiendo producir cáncer.
  • Produce infertilidad e impotencia sexual.
  • Causa un envejecimiento prematuro de todos los órganos, piel y cabello.
  • Favorece la aparición o empeoramiento de enfermedades cardiovasculares.
  • En definitiva, acorta la esperanza de vida.

Actualmente en casi todos los centros sanitarios, los médicos de familia ofrecen terapias y ayudas para afrontarlo con éxito. También puedes recurrir a consultas psicológicas especializadas, grupos de apoyo, acupuntura y a la fitoterapia.

Lo más importante es que el dejar de fumar sea un deseo propio y automotivado. Si has podido hacer otras cosas en tu vida más difíciles, ¿porqué no vas a lograr esto?

Desde la fitoterapia te vamos a dar algunas pautas para que consigas tu objetivo en el menor tiempo posible, sin engordar ni un gramo:

  • Compra raiz de acoro, en herbolarios, y ten una provisión siempre contigo. Mastícalo cuando estés ansioso por fumar, y luego escúpelo. Las características químicas de esta planta, hacen cambiar el sentido del gusto, haciendo insoportable el sabor del tabaco y manteniendo ocupada la boca, sin necesidad de recurrir a dulces o caramelos.
  • Realiza una cura durante 2-3 días comiendo unicamente manzanas. Aparte de depurar tu organismo, ayudarás a crear un hábito de rechazo frente al tabaco.
  • Para evitar a no caer en la tentación durante el síndrome de abstinencia, toma de 2-3 infusiones de manzanilla y valeriana a partes iguales diariamente.
  • Date friegas con infusiones de tomillo y salvia en la nuca antes de acostarte.
Etiquetado con: